Inicio / Blog / 6 plafones cilíndricos para iluminar nuestro hogar

14 Abril 2019

6 plafones cilíndricos para iluminar nuestro hogar

Te mostramos algunos de nuestros plafones cilíndricos y su resultado

6 plafones cilíndricos para iluminar nuestro hogar
La iluminación de nuestro hogar tiene un papel fundamental en nuestro día a día, especialmente cuando cae la noche y, con ella, la luz natural empieza a escasear. Es entonces cuando debemos hacer uso de nuestras lámparas; tan solo así podremos seguir dotando de vida a nuestros rincones.

Esta necesidad esconde, en su interior, otras necesidades que deben ser cubiertas mediante la iluminación. Cada tipo de estancia demanda un tipo de iluminación particular, en función de la vida y de las actividades que se realicen en ellas. Por ello, resulta importante escoger las lámparas que mejor encajen en cada lugar, sin descuidar un factor que, cada vez más, cobra especial relevancia: El estético.

De esta manera, iluminación y estética van de la mano para conseguir un conjunto lumínico y armónico visualmente, en el que todo quede integrado de manera perfecta en nuestras necesidades y emociones.

Los plafones cilíndricos son una manera de conseguir una iluminación general apostando por lo seguro y lo estable. Una apuesta segura para todos aquellos que prefieren la seguridad y la atemporalidad que nos ofrecen estas formas reconocibles.

Plafones cilíndricos


Con el paso de los años, los plafones han ido ganando terreno en muchos hogares como emanadores de luz general. Su practicidad y sus múltiples diseños han favorecido a que sea el tipo de lámpara escogido por muchas familias para seguir con sus actividades hogareñas una vez llega la noche. Y es que, a diferencia de otros tipos de lámparas, los plafones no restan espacio útil; su instalación se produce en el techo, dando la sensación de recogimiento y orden, y sin entorpecer el espacio que ocupamos.

Si indagamos entre las colecciones que contienen este tipo de lámparas, encontramos una gran cantidad de diseños que nos permiten elegir aquellos que mejor encajan con nuestro ambiente decorativo. Los tamaños resultan útiles, también, para satisfacer las necesidades lumínicas de cada tipo de espacio, en función de su longitud.

El denominador común de estos plafones son sus formas; generalmente cilíndricas, aportan estabilidad al ambiente al tratarse de geometrías habituales en nuestro entorno; formas perfectamente reconocibles que nos van a permitir disfrutar de estas luminarias durante largo tiempo, encajándolas a la perfección en diferentes estancias y modas decorativas. La atemporalidad de la que suelen estar caracterizadas nos permite disfrutar de ellas durante años.

Algunas de las colecciones que nos ofrecen buenas muestras de las características particulares de los plafones cilíndricos son:

Emboss: Luz ingrávida


La colección Emboss nos ofrece sus tres diseños de plafones cilíndricos, especialmente útiles para ser instalados en nuestros techos y favorecer así una iluminación óptima de nuestras estancias.

Su diseño resulta muy sencillo y fino, proporcionando una sensación de orden y recogimiento con efectos muy positivos en el ambiente. Se trata de un cilindro de 136 mm de alto y 250 mm de diámetro, cuyo anillo metálico está disponible en tres colores; lacado blanco mate, lacado negro mate y cromo brillo. En su interior, encontramos la pantalla difusora de vidrio opal, encargada de emanar la luz a nuestra estancia y dotar de utilidad a nuestro hogar.

Cilinder: Neutralidad geométrica


La colección Cilinder resulta especialmente útil para instalar en aquellas estancias desenfadadas, juveniles y/o alegres que necesiten un toque de color en su decoración. Su condición de plafón las hace especialmente útiles para iluminar el ambiente de manera adecuada, sin necesidad de entorpecer nuestro espacio útil.

Este plafón, de 78 mm altura y 200 de diámetro, se encuentra disponible en lacado con acabado blanco mate, negro mate, granate y dorado metalizado. En el interior de su anillo encontramos la pantalla difusora satinada, que difunde la iluminación de manera uniforme por toda la estancia, evitando los incómodos deslumbramientos. Gracias a ello, la iluminación proveniente de esta colección es cómoda, útil y agradable.

Alina: Brillo estelar


La colección Alina nos ofrece su familia de luminarias cuya sencillez resalta en el espacio y emana por toda la estancia en la que se encuentra. Caracterizada por su mínima altura y extenso diámetro, proyecta su aureola sobre el techo de manera majestuosa y única. Su sencillez, a su vez, dota al diseño de un aspecto atemporal que nos permite instalarla en multitud de espacios, gracias a su gran poder de adaptación.

Su anillo de acero inoxidable les aporta el toque diferente a los diferentes diseños de la colección. De esta forma, podemos optar por adquirir sus diferentes versiones, diferenciadas por su color interior, disponible en lacado negro, blanco, gris marengo y granate.

Lid: Volumen de textura y luz


La colección Lid nos ofrece sus dos luminarias, entre las que se encuentra su elegante plafón, especial en su diseño y en la luz que emana de su interior.

Se trata de una colección joven, especialmente destinada a ser instalada en espacios grandes, con grandes exigencias lumínicas y decorativas. Sujeto sobre el techo, aporta presencia al ambiente, por lo que no pasará desapercibido.

La pantalla de su plafón, de Kalmar negro y blanco, filtra la luz que produce su relector interno, creando pequeñas texturas proyectadas sobre nuestra estancia. De 191 mm de altura y 501 de diámetro, es capaz de proporcionarnos la luz general que necesita nuestro salón.

Esta colección se completa con una lámpara colgante que posee las mismas características, capaz de iluminar a la perfección el centro de reuniones de nuestro salón.

Amelia: La luz suave que acaricia


La moderna colección Amelia posee diferentes tipos de lámparas para ofrecernos. Entre ellas encontramos su plafón, muy útil para ser instalado en ambientes cuyo el orden, la luz y el minimalismo tengan su principal protagonismo.

Su forma, material y color hacen de esta lámpara un plafón con perfecta utilidad y simpleza, capaz de aportar la luz necesaria a nuestro hogar. Su diseño de flor abierta contiene un led interior, cuya luz es distribuida de manera uniforme por toda la pantalla, fabricada de policarbonato inyectado.

Esta colección se compone de otras lámparas con las mismas características estéticas, entre las que encontramos apliques de pared y lámparas de sobremesa.

Bridge


La sencillez absoluta tiene nombre propio; Bridge. Este plafón queda perfectamente integrado en nuestro techo, siendo su iluminación la protagonista indiscutible de nuestra estancia. Aporta sensación de amplitud y orden, características muy cotizadas cuando hablamos de estancias con marcado diseño minimalista y moderno. No obstante, su forma geométrica estable dota a esta luminaria de atemporalidad, por lo que podemos disfrutar de ella durante mucho tiempo e integrarla en multitud de ambientes decorativos. Muy útil, además, para instalar en zonas de paso o en estancias completas.

Gracias a su pequeño tamaño, podemos crear combinaciones en nuestros techos, siguiendo diferentes patrones que aportarán todavía más estabilidad a nuestros rincones.

Estas ideas son tan solo una pequeña muestra de los plafones que existen con estos fines. Con ellos, podremos iluminar nuestras estancias de manera sencilla, estable y ordenada, sin que el paso del tiempo y el cambio de modas decorativas pasen factura. Resultan una apuesta segura que combina innovación con estabilidad, además de poder cumplir todas las necesidades lumínicas con las que cuenta nuestro hogar. Es, por tanto, una buena manera de construir un hogar accesible y habitable, que permita dotar de vida cada uno de sus rincones a medida que llega la noche y su oscuridad.