Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Más información.
Inicio / Blog / ¿Cómo elegir la lámpara colgante más adecuada para nuestro hogar?

20 Octubre 2021

¿Cómo elegir la lámpara colgante más adecuada para nuestro hogar?

Aprende a elegir las lámparas colgantes que más se adecuan a tu hogar

¿Cómo elegir la lámpara colgante más adecuada para nuestro hogar?
La iluminación nos ofrece un sinfín de posibilidades de las que beneficiarnos. Además de la capacidad de iluminación como función principal, la amplia variedad de diseños a los que podemos optar nos permite elegir aquellas luminarias que encajan a la perfección en cada uno de los rincones de nuestro hogar. Gracias a ellas, podemos personalizar nuestras estancias, impregnarlas de nuestra personalidad, representar el estilo decorativo con el que nos identificamos en mayor medida y aportar calidez a un lugar frío, convirtiéndolo en hogar.

Si hablamos de tipos de lámparas, encontramos también un amplio catálogo de posibilidades de las que beneficiarnos. Durante años, los plafones de techo han iluminado nuestros hogares, como única iluminación. Con el tiempo, otros tipos de lámparas han permitido optimizar en mayor medida nuestros espacios, así como la funcionalidad de la luz y, en consecuencia, nuestras actividades dentro del hogar. Hablamos de las lámparas de pie, las lámparas de sobremesa, las lámparas colgantes y los plafones de pared.

Las lámparas colgantes: Sus ventajas más importantes


Cada vez más, las lámparas colgantes están presentes en nuestras estancias. Con el paso de los años, se han ido integrando a la perfección gracias a las ventajas que aportan al ambiente y a nuestra vida.

Son muchos los lugares donde se encuentran presentes: Sobre la mesa del salón, sobre la isla de la cocina e incluso sobre las mesitas de noche. Cada vez más, su uso se amplia a otras zonas de nuestro hogar, aportando versatilidad y originalidad a nuestros rincones, y creando lugares acogedores donde reunirnos con nuestro bienestar.

Esta tendencia no ha hecho más que empezar, y poco a poco, las lámparas colgantes irán instalándose en mayor medida en nuestras estancias. Sus ventajas así lo auguran. Algunas de ellas son:

Su iluminación: Muy útil para realizar actividades que requieren un alto nivel visual


La iluminación es la función principal de toda lámpara. Por ello se creó la electricidad, y por ello la usamos en nuestro hogar. Cuando llega la noche y la luz natural se vuelve insuficiente, necesitamos la electricidad para poder seguir con nuestras actividades diarias.

Las lámparas colgantes poseen unas determinadas características lumínicas que justifican su uso frente a otros tipos de lámparas. En general, este tipo de iluminación se sitúa en el plano superior, iluminando hacia abajo con una clara verticalidad. La luz recae de manera focalizada sobre aquellos objetos que se encuentran justo debajo. Permite, por tanto, una visibilidad óptima.

Es por ello que este tipo de iluminación suele situarse sobre muebles en los que solemos realizar tareas que requieran un alto contenido visual: Sobre mesas y/o muebles de cocina.

Economizan el espacio


Actualmente, son muchos los hogares caracterizados por su poco espacio. Muchas de nuestras habitaciones resultan demasiado pequeñas para instalar todos los muebles y objetos necesarios. Es por ello que se necesita innovar para poder aprovechar mejor el espacio.

Las lámparas colgantes suponen un facilitador de espacio, pues dejan libre el espacio inferior, y ocupan un espacio que generalmente suele quedar libre: el superior.

Por ello, es posible instalar lámparas colgantes sobre nuestra cama, a modo de mesita, o incluso sobre nuestro salón.

Este concepto de economización de espacio puede ser muy útil, también, en estilos decorativos minimalistas, donde el orden y el espacio cobra una gran importancia en el ambiente hogareño.

Multitud de diseños: Pueden adaptarse a diferentes estilos decorativos


Si echamos un vistazo al gran abanico de diseños disponible, nos daremos cuenta de la gran variedad de lámparas que existen. Será realmente fácil encontrar aquella lámpara cuyo estilo, color y/o material de fabricación encaja a la perfección con el estilo decorativo representado en la estancia donde va a ser instalada.

¿Cómo elegir la lámpara colgante más adecuada para nuestro hogar?


A pesar de la enorme funcionalidad de las lámparas colgantes, no siempre resulta fácil elegir la lámpara ideal para cada uno de nuestros rincones. En efecto, elegir la lámpara acertada requiere una visión global del lugar donde va a ser instalada, así como conocer qué necesitamos de ella.

Para ello, deberemos tener en cuenta estas premisas:

¿Para qué necesito una lámpara?


La necesidad de una lámpara surge, siempre, por alguna razón. La más habitual tiene en cuenta su función lumínica, de la que nos beneficiamos cada día. Decorar un rincón vacío, oscuro y/o sin personalidad puede ser también otra razón de peso. Y, además, en muchas ocasiones estas dos necesidades se unen, demandando una lámpara cuyo diseño e iluminación solucionen nuestras necesidades.

Clarificar su uso será una de las principales premisas que nos impulsarán a buscar determinadas opciones. Si necesitamos que iluminen zonas de trabajo, como nuestra mesa y/o la isla de la cocina, necesitaremos una luz blanca y focalizada. Si, por el contrario, la función de la lámpara será iluminar de manera tenue nuestro salón, necesitaremos una luz cálida que quede difuminada en el ambiente.

¿Qué elemento decorativo quiero representar?


En el caso de necesitar una lámpara como elemento decorativo, deberemos buscar un estilo afín a la decoración de nuestro hogar.

Encontramos algunos estilos decorativos de alta tendencia actual. El estilo nórdico, caracterizado por sus tonos blancos y/o maderas, integrará a la perfección la lámpara colgante Sepal, creada a partir de 12 lamas de madera superpuestas. Las lámparas colgantes de la colección Kronn encajan a la perfección en estilos decorativos suaves y minimalistas. Si hemos apostado por el estilo industrial, las lámparas colgantes de la colección Tagomago nos permitirán iluminar nuestras zonas interiores y/o exteriores.

¿Qué espacio disponible tengo?


Actualmente encontramos lámparas de múltiples tamaños, que pueden adaptarse a la perfección a diferentes espacios.

De esta manera, estancias amplias pueden demandar lámparas grandes, mientras que estancias pequeñas demandarán lámparas pequeñas. Si nuestra lámpara colgante pretende iluminar una mesa redonda, elegir diseños que contengan esta forma geométrica aportará estabilidad al ambiente. Es el caso de la lámpara colgante Raindrops y las diferentes opciones que nos ofrece la colección Lid. Mesas y/o muebles rectangulares encajan a la perfección con lámparas colgantes similares, como es el caso de la colección Gil y/o las posibilidades de combinación lineal que nos ofrece las lámparas colgantes Bo-La.

La altura de los techos también será una opción a considerar; techos altos necesitan lámparas con gran caída y marcada orientación vertical. Pueden ser buenas opciones las lámparas colgantes de la colección Haul y la colección Kefren, entre otros.

La organización previa del espacio es, por tanto, imprescindible para poder escoger la lámpara colgante ideal y obtener de ella el mejor de los partidos. Para ello, debemos tener en cuenta nuestras necesidades, las de nuestras estancias y las características funcionales y espaciales del lugar. Todo ello nos dará las claves para poder elegir a la perfección el tipo de iluminación y el diseño más adecuado.

No hay duda: Las lámparas colgantes han llegado a nuestros hogares para quedarse, favoreciendo una buena optimización de nuestros espacios y nuestras actividades. Su funcionalidad resulta imprescindible durante todo el día, y especialmente en horas donde la luz diurna escasea. Además de ello, aportan un alto valor decorativo al ambiente, permitiendo, con sus diseños, instalar calidez a nuestros rincones y permitir crear la ansiada sensación de hogar. Aportan bienestar a nuestras estancias, permitiéndonos encontrar la paz física y mental requerida tras un largo día de intenso trabajo.