Inicio / Blog / ¿Cómo usar las lámparas de techo de manera adecuada?

07 Mayo 2019

¿Cómo usar las lámparas de techo de manera adecuada?

Aprende a escoger y utilizar las lamparas de techo de la forma correcta

¿Cómo usar las lámparas de techo de manera adecuada?

Las lámparas de techo se usan de manera habitual en todas las estancias de cualquier hogar. Son una buena manera de aportar una luz general a las estancias. Además, gracias al gran abanico de diseños que existen actualmente, nos permiten adecuarlas a la decoración de nuestro hogar, lo que ayuda a favorecer un ambiente determinado.

Por encima de sus características decorativas, se debe potenciar la verdadera función de la iluminación; iluminar la estancia. No obstante, la iluminación realiza su papel cuando resulta funcional. Entendemos por iluminación funcional aquella iluminación que está bien instalada, es de la intensidad y tonos correctos y nos proporciona un beneficio visual satisfactorio.

Una buena iluminación marca la diferencia en cuanto a funcionalidad de nuestro salón, cocina, baño o habitaciones. Por ello es importante saber cómo debemos instalar las luces de techo y que debemos tener en cuenta a la hora de elegirlas.

Uso de las lámparas de techo


Podemos encontrar lámparas de techo que cumplan con más de una funcionalidad.

La funcionalidad más habitual es ofrecer una luz general que ilumine toda la habitación. Para ello, suelen situarse en el techo, en medio de la estancia, de manera que su luz bañe a toda ella. Generalmente nos referimos a los plafones, unas lámparas que se instalan en el techo y dejan libre el espacio.

No obstante, también podemos encontrar lámparas que, si bien se instalan en el techo, ofrecen una luz más focalizada. Nos referimos, por ejemplo, a las lámparas colgantes. Estas lámparas son ideales para ofrecer una luz directa sobre la mesa del comedor, por ejemplo, o sobre la mesita de noche. Son ideales para iluminar determinados objetos o muebles cuando estos son demasiado pequeños como para instalar una lámpara de sobremesa.

Si la habitación es grande, existen rincones a los que la luz general no llega, o existen diferentes zonas en ella en las que se realizan diferentes actividades, deberemos instalar también otros tipos de luces más focalizadas, que nos permitan aportar la luz adecuada a todas estas posibilidades.

A la hora de elegir la lámpara de techo ideal


Debemos tener en cuenta que, debido a su carácter general, es común instalar una lámpara de techo en todas las estancias de nuestro hogar. Sería un error elegir el mismo tipo de luz para todas ellas, pues de esta manera no cumpliríamos los requisitos lumínicos adecuados y esto, a la larga, podría afectar a nuestra vista y a nuestro bienestar.

Por ello, es importante saber que lámpara de techo nos va a hacer falta en cada habitación; solo así podremos elegir una luminaria acorde a cada estancia. Las características de la habitación nos van a dar las pistas necesarias para elegir la luz más adecuada.

Cuando necesitamos instalarla en el salón


Si necesitamos una lámpara de techo para instalarla en nuestro salón comedor, lo primero que debemos fijarnos es en la distribución. Generalmente, los salones comedores poseen dos espacios; uno de ellos, destinado a la mesa y zona de alimentación; el segundo de ellos se destina a la zona de descanso y reunión relajada, como pueden ser los sofás y la zona de lectura, si la hay. Estas zonas están diferenciadas, y en ellas se realizan diferentes actividades. Todo esto debe estar reflejado en las luces que instalemos. Para las dos zonas podremos elegir diferentes lámparas de techo, de manera que:

-En la zona de la mesa será útil instalar una lámpara colgante, siempre y cuando lo hagamos correctamente en función de la longitud del colgado y del diámetro de la lámpara en si.

-En la zona de los sofás será útil instalar una luz de techo que no cuelgue, como puede ser un plafón. Para favorecer que la luz se distribuya de igual manera por toda la habitación, podremos elegir plafones lisos y planos. Además de conseguir iluminar toda la habitación, los plafones con estas características nos pueden ayudar a potenciar la sensación de amplitud.

Cuando necesitamos instalarla en un dormitorio


Los dormitorios también suelen tener diferentes espacios bien determinados, sobre todo si son infantiles o juveniles. En este último caso, no solo se componen de la cama, sino también de un escritorio en el que los adolescentes pasan horas estudiando.

Este tipo de habitaciones necesitan reunir las luces adecuadas para realizar todas las actividades que demandan. Una luz focalizada para estudiar, y una luz general para iluminar la habitación de manera uniforme. Esta luz general puede conseguirse con una luz de techo, plana y uniforme, que distribuya la luz por todo el rectángulo. Encontramos muchos diseños de plafones, para poder elegir el que mejor nos puede ir en una habitación de este estilo.

¿Qué cantidad de luz necesitamos que emita nuestra lámpara de techo?


No por elegir una lámpara grande nos va a proporcionar más luz que una pequeña; las características lumínicas poco tienen que ver con el diseño de la lámpara en si, por lo que antes de dejarnos llevar por este último aspecto, deberemos tener en consideración la cantidad de luz que ofrece.

Para ello, deberemos fijarnos en los lúmenes que posee. A más lúmenes, más luz realiza. Aunque la cantidad de lúmenes para cada habitación es un dato que, al tratarse de nuestro hogar, puede estar sujeto a gustos, encontramos unas recomendaciones en cuanto a estancias e iluminación. De esta manera, las recomendaciones nos dicen que:

  • Un salón de aproximadamente 20 metros cuadrados necesita una luz general que oscile entre los 3000 y 4000 lúmenes.

  • Un comedor de aproximadamente 10 metros cuadrados necesita una luz general que oscile entre 1500 y 2000 lúmenes

  • Un dormitorio infantil de aproximadamente 10 metros cuadrados necesita una luz general que oscile entre los 1200-1500 lúmenes.

  • Un dormitorio adulto de aproximadamente 15 metros cuadrados necesita una luz general que oscile entre los 1500-2000 lúmenes

  • Una cocina de aproximadamente 10 metros cuadrados necesita una luz general que oscile entre los 3600 y los 4000 lúmenes.

  • Un baño de aproximadamente 5 metros cuadrados necesita una luz general de aproximadamente 1000 lúmenes.


El color de la luz


El color de la luz también es un factor a tener en cuenta a la hora de instalar luces generales. Debemos tener en cuenta que las luces pueden ser cálidas o frías. Las luces cálidas tienen un color más amarillento, y las luces frías suelen ser blancas. Estos detalles van a tener mucha fuerza en el ambiente. Las luces cálidas permiten crear ambientes más íntimos y relajados, por lo que son las más recomendadas para instalar en zonas de descanso. Las luces frías, en cambio, están más indicadas para la cocina o el estudio.

En Milan Iluminación puedes encontrar un gran abanico de lámparas de diferentes diseños y características de iluminación, que te permitan instalar toda la luminaria que necesita tu hogar.

Te recomendamos hojear su último catálogo de manera online para poder conocer los diseños exclusivos de los que se compone su colección de lámparas. Además, a través de su página web tendrás acceso a una gran variedad de colecciones de lámparas, compuestas por diferentes tipos de iluminación, entre las que seguro podrás llevar a la realidad la idea de iluminación que tienes en mente, tanto de diseño como de funcionalidad. Algunas de ellas no te pasarán desapercibidas.