Inicio / Blog / Evalúa la luz de tu habitación con estas 4 preguntas básicas

07 Agosto 2019

Evalúa la luz de tu habitación con estas 4 preguntas básicas

Cuatro preguntas que te servirán para evaluar la luz de tus habitaciones

Evalúa la luz de tu habitación con estas 4 preguntas básicas

Sabemos que la luz tiene una gran importancia en nuestro día a día, sobre todo en aquellos lugares donde más tiempo pasamos, como puede ser nuestro hogar. Por ello, son diferentes factores los que solemos tener en cuenta a la hora de diseñar la iluminación de nuestro domicilio. No obstante, existen ocasiones en las que no tenemos los conocimientos necesarios para realizarlo correctamente, o en los que nos dejamos llevar por la estética y adquirimos las luces siguiendo criterios decorativos, sin tener demasiado en cuenta su funcionalidad. Esto puede llevar a iluminar diferentes zonas de nuestro hogar de manera insuficiente o incorrecta, y esto, a la larga, puede tener consecuencias negativas, como llegar a causarnos diferentes problemas de salud.

Por ello, es importante aprender a detectar los errores que posee nuestra iluminación. Te resultará fácil hacerlo siguiendo la evaluación que te proponemos en este artículo; realizando y contestando diferentes preguntas, podrás tener una idea básica de la calidad de la iluminación que has instalado en las estancias de tu hogar.

4 preguntas básicas para evaluar la iluminación de cada estancia


Te recomendamos realizar estas 4 preguntas básicas en cada una de las estancias con las que cuenta tu hogar. Una buena forma de hacerlo será situándote en cada una de ellas, para poder comprobar sus características y contestar de manera correcta. Sus contestaciones te darán las claves para hacer los cambios pertinentes.

1.¿Cuando utilizamos este espacio?


Se trata de determinar en que horas estamos en él. El momento del día determinará la cantidad de luz artificial que debamos instalar.

Si es un espacio que utilizamos durante el día, deberemos dar la importancia que merece a la luz natural. Aprovechar ventanas, permitir que la luz acceda al interior de la estancia, sin cortinas opacas o muebles que puedan causar sombras.

Si es un espacio que utilizamos durante la noche, deberemos poner especial atención a la luz artificial que instalamos. Para ello, nos serán muy útiles las siguientes preguntas.

2.¿Qué tareas realizamos en ella?


Generalmente, cada una de nuestras estancias tiene unas tareas asignadas. En nuestro dormitorio solemos relajarnos; en nuestro despacho, solemos realizar tareas de atención sostenida, que requieran unas buenas condiciones visuales; en nuestra cocina, realizamos tareas minuciosas que necesitan de nuestra plena atención… todo ello necesitará diferentes tipos de luz, que nos permitan realizar nuestras tareas de manera óptima.

Las luces tenues y amarillas son ideales para relajarse, por lo que pueden ser buenas compañeras en las mesitas de nuestra habitación, e incluso en nuestra salita. Las luces blancas y potentes son las encargadas de facilitar la concentración y ofrecen facilidad a la hora de leer y escribir, por lo que son las ideales para los despachos y zonas de lectura.

Con esta segunda pregunta podremos descubrir si la luz que posee cada uno de los rincones de nuestro hogar es acorde con las actividades que realizamos en ellos.

3.¿La luz produce destellos al reflejarse en algún cuerpo brillante?


Cada vez son más frecuentes las pantallas en nuestras estancias. Nuestras habitaciones se llenan de televisores y/o ordenadores, además de los frecuentes y socorridos espejos. Aunque todos estos dispositivos y objetos se han incrustado muy eficazmente en nuestra vida diaria, pueden ser fuentes de destellos que no favorecen a una correcta iluminación. Y es que, en muchas ocasiones, olvidamos que este tipo de pantallas pueden multiplicar la luz que existe en el hogar; aunque esto puede suponer una ventaja en habitaciones pequeñas y oscuras, cuando una estancia tiene una buena iluminación, pueden suponer un problema añadido.

Por ello, resulta importante situar las luces de manera que no reflejen de manera abusiva y creen una iluminación excesiva.

4.¿Cuantos focos de luces existen en la habitación?


En toda estancia se recomienda instalar, como mínimo, varios focos de luz. Para ello, podemos optar por una luz general, situada en el techo de la habitación, y varios focos secundarios. Los plafones pueden ser las lámparas ideales para la iluminación general, mientras que las lámparas de pie, las lámparas de sobremesa o colgantes pueden ser ideales para focalizar la luz sobre una mesa o cualquier otro objeto.

Estas 4 preguntas nos habrán ayudado a detectar los posibles problemas de iluminación con los que cuenta nuestro hogar, además de suscitarnos la necesidad de realizar cambios en nuestros elementos lumínicos. www.milan-iluminación.com nos ofrece un gran abanico de lámparas, cuyos diseños exclusivos y características luminarias pueden hacernos subsanar los problemas de iluminación detectados. Podemos acceder a ellos mediante su catálogo y sus novedades.