Inicio / Blog / Cómo conseguir un buen confort visual

17 Octubre 2019

Cómo conseguir un buen confort visual

Aprende a conseguir una buen confort gracias a la iluminación de tu hogar

Cómo conseguir un buen confort visual
Dotar a nuestro hogar de una buena iluminación posee mucha más importancia de la que a priori nos puede parecer. La iluminación es esencial para poder visualizar de manera eficiente nuestro entorno, en especial aquellos detalles que demandan un trabajo focalizado de nuestra vista. Si la iluminación no es óptima, nuestro sistema de visión fuerza su mecanismo y, si este estado de fuerza se repite de manera prolongada, puede causarnos problemas de visión. Además, no poder visualizar correctamente puede provocarnos otros tipos de problemas, como falta de concentración, fatiga, dolor de cabeza e incluso estrés.

Los problemas de visión nos alejan del llamado confort visual. Entendemos como confort visual un estado en el que intervienen una gran cantidad de variables, que hacen que nuestra vista sea óptima y prevenga, así, posibles problemas relacionados con este sentido y los órganos que lo hacen posible. Entre las variables que lo hacen posible se encuentran nuestra salud ocular y la iluminación. Por tanto, con la iluminación podemos conseguir acercarnos a este nivel de confort de manera que resulte muy importante, sobre todo en aquellas personas que realizan tareas visuales constantes y prolongadas, como estudiantes y otras personas que necesitan ver con claridad diferentes detalles.

¿Qué requisitos lumínicos necesitamos para conseguir el confort visual?


Existen una serie de requisitos lumínicos que van a permitir una buena visibilidad, lo que a su vez previene problemas en el sistema de visión. Estos requisitos deben aplicarse en cualquier ambiente en el que se realizan tareas visuales por tiempo prolongado. Son, por tanto, básicas para instalar en un lugar de trabajo, como oficinas y otros tipos de despachos, así como en centros de estudio o en casa, iluminando las zonas de lectura o de estudio.

Tomar nota de los requisitos puede mejorar nuestro sistema visual, nuestro rendimiento y, en definitiva, nuestra manera de funcionar en estos espacios. Todo ello mejorará nuestro funcionamiento general y nuestra salud.

Adecuada iluminación a cada lugar


No todos los rincones de nuestras estancias necesitan la misma iluminación, pues no en todos ellos realizamos las mismas actividades. Aquellos rincones en los que necesitamos forzar más la vista necesitarán una luz más potente, en comparación a aquellos rincones en los que fijamos la vista de manera general y en puntos lejanos. Las zonas de estudio y lectura son aquellas que necesitan luces blancas y focalizadas, siendo estas imprescindibles para conseguir el confort visual.

Iluminación uniforme


Toda la estancia debe estar iluminada, aunque tan solo estemos gastando luz focalizada. Los contrastes de luz no son adecuados para nuestro sistema visual y, por supuesto, nos alejan del confort visual. Por ello, es necesario dejar la luz general encendida, siempre y cuando no pueda acceder la luz solar, mientras trabajamos con otras luces más focalizadas.

Evitar los deslumbramientos


Seguro que nuestro hogar cuenta con elementos brillantes o reflectantes que puedan reflejar la luz que se deposita sobre ellos. Esto puede crear deslumbramientos a nuestra vista que no son nada recomendables, y que nos alejan de este confort. Por ello, no resulta buena idea instalar luces focalizadas cerca de estos objetos.

Cuidado con las luces intermitentes


Este tipo de luces producen una sobrecarga a nuestro sistema visual, pues continuamente debe estar trabajando para encajar nuestra visión a los cambios de luz. Por ello, es mejor optar por luces homogéneas, que no varíen su intensidad en grandes contrastes, o por lo menos no de manera automática y constante. En este grupo de luces no entrarían las luces regulables, que regulamos nosotros intencionadamente, pues no generan constantes cambios de luminosidad.

Optar por colores claros


Mezclar colores intensos hace que nuestro sistema de visión necesite focalizarse en las diferentes intensidades lumínicas que generan los contrastes de colorido. Lo mejor es optar por elegir diferentes colores claros para decorar la estancia donde nos encontremos, y ofrecer a nuestro ojo la homogeneidad lumínica y de contraste que necesita.

Todos estos criterios son necesarios para conseguir el confort visual. Si estás en busca de las lámparas de tu hogar, merece la pena tenerlos en cuenta a la hora de diseñar el espacio. En Milan-Iluminación podrás encontrar una gran colección de lámparas que te ayudarán a cumplir con estos criterios. Para encontrar las adecuadas, puedes hojear su página web, sus novedades y sus catálogos, especialmente el último de ellos. De esta forma, te será mucho más fácil encontrar el diseño exclusivo que estás buscando.