Inicio / Blog / Cuando iluminación y emoción bailan la misma canción

28 Diciembre 2019

Cuando iluminación y emoción bailan la misma canción

Como se funden la iluminación y las emociones en la relación con tu hogar

Cuando iluminación y emoción bailan la misma canción
Tan solo necesitamos acceder a cualquier estancia de cualquier hogar y mirar a nuestro alrededor para que un torrente de emociones invada nuestro interior. Este proceso nos ocurre constantemente; cada vez que cambiamos de lugar estamos predispuestos a cambiar de estado de ánimo, debido al ambiente en el que nos encontramos y la atmósfera que emana sobre nosotros. De esta manera, encontramos lugares en los que nos gusta estar, porque en ellos conseguimos la relajación o la activación que deseamos, mientras que encontramos otros lugares que nos generan emociones justamente contrarias.

Aunque la consecuencia directa de estos fenómenos puede modificar nuestro estado de ánimo, están provocados por diferentes características del mundo exterior en el que nos encontramos. La psicología se ha encargado de estudiar estas relaciones, cuyos estudios nos permiten conocer qué tipo de elementos necesita nuestro bienestar para encontrarse a si mismo. Gracias a estos hallazgos, podemos saber cómo debemos mejorar nuestra vida interior en épocas en los que necesitamos un empujoncito personal para sobrellevar dificultades y/o diferentes batallas internas, dando como resultado un tipo de iluminación del que podemos obtener grandes beneficios: La iluminación emocional.

La iluminación emocional


Nos referimos a aquella iluminación creada especialmente para suscitar diferentes emociones en aquellas personas que se encuentren en un determinado lugar. El uso de una buena iluminación emocional hace que nos encontremos a gusto en un determinado lugar, lo que permite que nuestra estancia se alargue. La iluminación emocional se usa de manera consciente en restaurantes, tiendas e incluso en nuestros hogares.

Poniendo especial atención a la intensidad, la temperatura del color y la cromoterapia podemos jugar a modificar nuestro estado de ánimo por medio de la iluminación. Mientras la intensidad se relaciona de manera directa con la energía de la persona y la temperatura de color nos permite adaptar nuestra iluminación al ciclo de la luz natural, la diferente cromoterapia nos permite suscitar diversas emociones asociadas a diferentes colores. Por último, el confort visual permite aprovechar los factores positivos de la luz, evitando los destellos, reflejos y otros factores indeseados.

Para hacer uso de la iluminación emocional de manera óptima necesitamos aplicar de la manera más perfecta posible todos estos elementos, adaptándolo a las diferentes estancias de nuestro hogar, en función de las actividades que vayamos a realizar en ellas y de las emociones que queramos suscitar.

Algunas nociones pueden ser las siguientes:

Luces tenues para lugares de relax


Nuestro hogar cuenta con varios rincones de relax, en los que necesitamos conseguir un nivel de tranquilidad que nos permita relajarnos tras un día intenso de trabajo. Para ello, podemos usar luces de color dorado, de intensidad baja o que creen sombras en las que poder protegerse. Este tipo de iluminación suele instalarse en los dormitorios y salitas; para ello podemos usar lámparas de sobremesa, pequeñas lámparas colgantes o plafones especialmente instalados en determinados lugares que permitan alumbrar con poca intensidad. Evitar los destellos y las luces directas será otro factor a tener en cuenta para conseguir instalar un buen conjunto de luces que creen una iluminación emocional.

La colección de lámparas colgantes Half puede facilitarnos la creación de estos espacios, gracias a su tenue intensidad y su color dorado. Creadas especialmente para otorgar al espacio una luz en movimiento, permite crear juegos de luces y sombras que nos permitirán encontrar diferentes combinaciones de mayor luz y oscuridad.

Con la colección Peak nos beneficiamos de una iluminación que se dispersa hacia el plano inferior, evitando resplandores y destellos que puedan restar confort lumínico y visual. Sus diferentes piezas nos permiten jugar con el espacio de la estancia, así como con las necesidades lumínicas de cada determinado lugar. Su elegancia, marcada por su verticalidad, otorga personalidad sin ocupar demasiado espacio.

La colección MLN Linood nos permite crear una iluminación indirecta, aportando elegancia al espacio con estas lámparas de pie de diseño tradicional y colores neutros. Su fácil montaje nos permite distribuir las pantallas a lo largo de su eje vertical a nuestro antojo, creando la posibilidad de adaptarlas a diferentes alturas y necesidades. Ofrecen un ambiente cálido e intimista que favorecerá la creación de espacios y emociones agradables, de acuerdo con las características de la iluminación emocional.

Jugando con la intensidad


La intensidad de nuestra iluminación se relaciona con nuestro nivel de bienestar, pues podemos usarla en función de nuestras necesidades. Una luz más intensa predispone a una mayor energía, mientras que una luz menos intensa predispone a esos momentos de relax que incitan al sueño.

La colección Nod nos permite jugar con la intensidad de la iluminación de manera sencilla, debido a su posibilidad de añadir un mayor o menor número de puntos de iluminación. Estas lámparas colgantes nos ofrecen un juego de inclinación y movimiento, dándonos la oportunidad de usar una, dos o tres luces combinadas. Además, podemos redireccionarlas de manera sencilla adaptando su hilo en diferentes posiciones respecto a las lámparas.

Jugando con los colores


Poder adaptar los colores de la iluminación nos permite adaptar la luz a los diferentes estados de ánimo que experimentamos, o bien facilitarlos a modo de consecuencia. Ona nos trae piezas únicas y exclusivas, creadas para iluminar el interior y/o el exterior de nuestros espacios, pudiendo combinar diferentes colores y dotando al lugar de un toque modernista y estético muy favorecedor en ambientes que cuenten con la pureza de las formas suaves y los colores claros. El diseño suave de sus dos tipos de lámparas encaja perfectamente en nuestras estancias, creando un confort visual que nos permite integrar fácilmente sus diseños y beneficiándonos de la luz que emana a través de todo su cuerpo.

Jugando con las necesidades


Las diferentes estancias de nuestro hogar nos permiten llevar a cabo diferentes actividades, cuya iluminación debe ser especialmente creada para la ocasión, siendo facilitadora o dificultadora de ellas. Mientras las luces doradas y tenues son las ideales para disfrutar de un rato tranquilo, aquellas luces blancas son las más recomendadas para realizar tareas visuales en las que necesitamos una mayor visibilidad. La luz blanca, además, es una activadora del sistema nervioso, por lo que nos facilitará la realización de estas actividades.

La luz articulada que nos proporciona Elea puede resultarnos muy útil para conseguir una buena iluminación emocional en aquellos lugares en los que realizamos este tipo de actividades. Además, su facilidad de articulación nos permite alumbrar diferentes puntos de luz en función de nuestras necesidades. Características que también comparte la lámpara Perceval.

La colección Bo-La permite adaptar la modernidad con la funcionalidad de sus luminarias, creando un resultado estético y particular. Sus lámparas de sobremesa suponen una especial solución para aplicar una luz focalizada al mismo tiempo que aporta singularidad y presencia a nuestra estancia.

De esta manera podremos llevar a cabo la iluminación de nuestros espacios, creando diferentes atmósferas emocionales y potenciando, así, diferentes estados de ánimo que nos invitarán a disfrutar de ellos. Gracias a este tipo de iluminación, podremos conseguir un hogar cómodo, agradable y cuyo bienestar sea patente desde el primer momento en el que nos adentramos en él. Son estas emociones las que permiten dotar de hogar nuestros espacios y darles ese toque propio y personal que nos hacen sentir protegido y en armonía con nuestro ambiente.